Iglesias

Alrededor; porque vivimos en un mundo necesitado de Cristo, y existen grupos como los sordos que necesitan gente dispuesta a intentar acercarse a ellos (en muchos de los casos aprendiendo su lenguaje) y hablarles de Jesucristo.

Dentro de; porque en nuestras congregaciones muchas veces hay personas sordas, y estos hermanos necesitan una atención específica que los cristianos deben ser conscientes e intentar suplir. Hemos conocidos a hermanos sordos que han estado asistiendo durante años a una iglesia sin comprender qué significa el Mensaje de Salvación que Jesús nos predicó. Por ello nuestro Ministerio persigue 2 objetivos principales:

1.- Incentivar a todos los miembros oyentes de nuestra iglesia local para que se comunique y relacione con los sordos presentando las necesidades específicas que ellos tienen.

2.- Animar a los sordos a involucrarse en la congregación, escuchando sus preguntas e inquietudes e intentando que con la ayuda del Espíritu Santo se rompan barreras entre sordos y oyentes dentro de nuestra comunidad evangélica. Nuestra labor en definitiva es ser puente de unión entre los oyentes y los sordos.